Me cumple poner en su conocimiento un informe de mis recientes
conversaciones informales con el Director General de Comercio de la Comisión
Europea, Joao de Aguiar Machado; con el Jefe Negociador de la Comisión
Europea para América Latina, Gaspar Frontini; y con el Director para América
Latina del Servicio Europeo de Acción Exterior, Tomás Duplá, en torno a las
posibilidades de que el Ecuador retorne a la mesa de negociaciones para, según
la posición europea, adherir al TLC concluido por la UE con Colombia y Perú, con
las particularidades propias de cada país.

Conversación con Joao de Aguiar Machado, Director General de
Comercio de la Comisión Europea.- Señaló lo siguiente:

-Confirmó la celebración de videoconferencias entre los equipos
negociadores, que, a su juicio, han sido útiles para avanzar en la clarificación
técnica y jurídica de las preguntas e inquietudes de la UE en los temas sensibles
de servicios y establecimiento, sectores estratégicos y compras públicas;
-Puntualizó que el objetivo es despejar el camino para la reanudación
de las negociaciones con la certeza de concluirlas y suscribir el TLC. Para ello,
subrayó, es indispensable que no haya duda alguna de orden político, técnico o
jurídico sobre la naturaleza del acuerdo, así como sobre el alcance de los
compromisos y obligaciones derivados del mismo;
-Nada sería peor, dijo, que reanudar las negociaciones y
suspenderlas por razones políticas o de cualquier otra naturaleza. Es un riesgo
que la Comisión Europea no correrá nuevamente, indicó;
-Reiteró su mejor disposición para trabajar y lograr que el Ecuador se _
integre al TLC concluido con Colombia y Perú.

Conversación con Gaspar Frontini, Jefe Negociador de la
Comisión Europea.- Manifestó lo siguiente:

-Las videoconferencias realizadas con el equipo negociador
ecuatoriano han sido positivas para avanzar en la clarificación de temas sensibles,
pero subrayó que todavía existen dificultades sustantivas;
-Sin embargo, su visión fue optimista y, de alguna manera, con un
enfoque similar al que me manifestó informalmente en días pasados el Encargado
de Negocios de la UE en Quito, como le informó oportunamente, en el sentido de
que determinadas contradicciones y dificultades con las leyes ecuatorianas de
Empresas Públicas y de la Economía Popular y Solidaria desaparecerían ya que el
TLC por su jerarquía normativa de instrumento internacional prevalecería sobre
ellas, según nuestro ordenamiento jurídico;
-Respecto de los Tratados de Promoción y Protección de Inversiones
dijo que era positivo el pronunciamiento de la Ministra Cely, en mayo pasado en
Bruselas, sobre la suspensión de la política de denuncia de dichos instrumentos y
que habría que trabajar en alguna solución pronta para Finlandia, cuyo Tratado ha
sido denunciado efectivamente;
-Ante una reflexión mía sobre los criterios expuestos en esta materia
por el Canciller Patiño en su reciente gira por varios países europeos y sobre los
pronunciamientos de los asambleístas ecuatorianos que participaron en la
Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana y que reaccionaron ante la
presentación de Frontini sobre el TLC en ese foro, que trat ampliamente en mi
comunicación número 1570-BRU12011, de 24 de noviembre pasado, minimizó la
existencia de divergencias internas en nuestro país sobre la base de que, a su
juicio y como es natural en las relaciones exteriores, el equipo negociador debe
presentar posiciones nacionales, debidamente concertadas al interior del país y
autorizadas por las más altas instancias;
-Agregó que el Ecuador no tiene alternativa a la adhesión, con las
particularidades del caso, al TLC concluido con Colombia y Perú ya que en el
2014 perdería el SGP+ y, consecuentemente, el acceso privilegiado al mercado
europeo. El Ecuador quedaría aislado, mientras sus competidores andinos y
centroamericanos se beneficiarían de un tratado de libre comercio, afirmó;
-Finalmente, destacó su disposición para trabajar con el equipo
negociador ecuatoriano para superar las dudas y dificultades existentes para el
retorno a la mesa de negociaciones y la consecuente adhesión al TLC concluido
por la UE con Colombia y Perú, con las particularidades propias de cada país.

Conversación con Tomás Duplá, Director para América Latina del
Servicio Europeo de Acción Exterior.- Se puede concluir lo siguiente:

-La Unión Europea desea que el Ecuador y Bolivia adhieran al TLC
concluido con Colombia y Perú;
-No participa en las negociaciones técnicas, pero conoce bien las
dificultades existentes en los temas sensibles;
-A diferencia del Jefe Negociador Gaspar Frontini, tiene plena
conciencia del significado de la existencia de posiciones públicas divergentes en
esta materia al interior del Gobierno Nacional. Tiene, asimismo, una clara lectura
del libro del Presidente Correa, y de su visión sobre los TLC, así como de sus
pronunciamientos públicos al respecto; conoce bien las declaraciones sobre estos
temas del Canciller y Vicecanciller de la República; recibió a la entonces Ministra
Cely en mayo pasado y apoya el trabajo de los equipos negociadores;
-A su juicio, es indispensable para retornar a la mesa de
negociaciones un pronunciamiento público del Presidente de la República sobre
la voluntad de llegar a un Acuerdo Comercial con la UE, que no es otro que el TLC
concluido con Colombia y Perú, con las particularidades del caso, y sobre la
suspensión de la política de denuncia de los TBl's.

Conclusiones.- Creo del caso puntualizar lo siguiente:

-No es posible que el Embajador del Ecuador en la Unión Europea
conozca de visitas, audiencias, citas y videoconferencias de autoridades
ecuatorianas con altos funcionarios comunitarios a través de amigos en las
Instituciones europeas. Estas omisiones involuntarias no dejan de ser poco
profesionales, ni de afectar la imagen de seriedad y la capacidad de gestión de
esa Cancillería y esta Misión Diplomática. Afortunadamente su rápida
intervención, señor Ministro Encargado, ha permitido superar situaciones que
habrían sido incómodas e inconvenientes para la Embajada a mi cargo;
-Es sorprendente el aparente optimismo del Jefe Negociador Frontini
sobre la posibilidad de que el Ecuador adhiera, con las particularidades del caso,
al TLC concluido por la UE con Colombia y Perú, que es la única posición y la
única oferta de la Unión Europea a nuestro país;
-Más sorprendente aún es que ese optimismo se fundamente en
buena medida en la posibilidad de que las dificultades en temas sensibles por la
existencia de normas específicas en las Leyes de Empresas Públicas y de la
Economía Popular y Solidaria desaparecerían con la firma del TLC ya que, como
instrumento internacional, tiene una jerarquía normativa superior y prevalecerá
sobre dichas leyes;
-Los acuerdos internacionales se fundamentan en principios jurídicos
y en la concertación de intereses. Nunca pueden sustentarse en aquello que la
técnica jurídica denomina "burla de la ley" y que la gente llama "viveza criolla". La
vulneración del ordenamiento jurídico no es una posibilidad negociadora, ni la
solución para llegar a ultranza a un acuerdo que se opone a la letra y espíritu de
dicha normativa:
-Este caso es todavía más sensible porque las Leyes de Empresas
Públicas y de la Economía Popular y Solidaria tienen pocos meses de vigencia y
son una consecuencia directa del modelo de desarrollo que promueve la
Constitución de Montecristi, el cual está, sin duda, divorciado de los TLC
diseñados en los años noventa;
- Si el Ecuador decide soberanamente cambiar su política e ir a un 
TLC con las grandes economías del mundo, deberá, igualmente de manera
soberana y previa, promover las reformas expresas y necesarias de su
ordenamiento jurídico;
-Esta Embajada no tiene información alguna sobre nuevos
pronunciamientos del Presidente o del Canciller de la República sobre el TLC o la
suspensión de la política de denuncia de los TBl's. Conoce si las declaraciones e
intervenciones del Canciller Patiño durante su reciente gira por varios Estados
Miembros de la UE, en las cuales reiteró nuestra aspiración de negociar un
Acuerdo de Comercio para el Desarrollo, que es muy lejano del TLC propuesto
como única alternativa por la UE, y subrayó la vigencia y alcance del Código de la
Producción ante las muestras de preocupación de sus homólogos europeos por la
denuncia de los TBl's;
-Sería muy útil para la labor de seguimiento e información de esta
Embajada contar con los lineamientos generales de la posición nacional
mantenida por nuestro equipo negociador en las videoconferencias sobre temas
sensibles, así como con cualquier dato que se juzgue de interés para mi
permanente diálogo con las autoridades europeas;
-No se puede perder de vista que la posición de fondo de la UE ha
sido invariable en esta materia y que el Comisario de Comercio, Karel de Gucht, la
transmitió a la entonces Ministra Cely, en mayo pasado en Bruselas, con particular
franqueza, dureza y burdo desdén, al afirmar que la UE negocia solamente
TLC's; que para ello el Ecuador debe reformar su Constitución y que la política de
denuncia de los TBl's debe ser superada. Esa es la flexibilidad de la UE,
expresada al más alto nivel de la Comisión Europea, y que de manera alguna
permite pensar en apertura hacia nuestros planteamientos esenciales sobre la
naturaleza del acuerdo comercial y nuestro modelo de desarrollo;
-Es evidente que al interior de la UE hay una percepción más simple y
optimista, a cargo del Jefe Negociador, que trabaja directamente con nuestro
equipo negociador, y otra posición más realista y políticamente elaborada en las
instancias superiores del Comisario de Comercio, el Director General de Comercio
y el Director de América Latina del Servicio Europeo de Acción Exterior. Para
estos últimos, que conocen y analizan integralmente la política exterior del
Ecuador actual, está claro que son indispensables decisiones de orden político al
más alto nivel antes que soluciones técnicas, fundamentadas en buenos deseos e
interpretaciones extensivas, que pueden generar falsas expectativas y
percepciones equivocadas que suscitan solamente desgaste político y pérdida de
credibilidad;
-El Director General de Comercio y el Director para América Latina
han sido claros al respecto. Nada sería más negativo que una "partida falsa", es
decir, retornar a la mesa de negociaciones sobre la base de supuestas soluciones
técnicas para sufrir posteriormente una brusca parada al comprobar que dichos
avances carecen del imprescindible aval político al más alto nivel.
Lamentablemente esa ha sido una constante en los últimos cuatro años y a nadie
conviene repetir tales experiencias, en particular a nuestro país, cuya imagen de
seriedad puede verse afectada. No puede existir negociación verdadera sin una
posición nacional única, debidamente concertada y autorizada por el Presidente y
el Canciller de la República;
-En ese escenario, como lo manifestó el Director para América Latina
del Servicio Europeo de Acción Exterior, es indispensable un pronunciamiento
público e inequívoco de las más altas autoridades del país;
-A todo ello hay que agregar el inmovilismo de esa Cancillería en las
gestiones para, por lo menos, intentar que nuestro país se beneficie del SGP+ a
partir de enero de 2014. Ese tema, que trato detalladamente en mi nota
electrónica número 1634-BRU1201 1, de hoy, enfrenta un escenario muy difícil ya
que la posición de la UE es excluir de este esquema preferencial e inclusive de la
cooperación al desarrollo a los países de renta media alta según la clasificación
del Banco Mundial, entre ellos el Ecuador.

Mucho agradeceré a usted, señor Ministro Encargado, se sirva darme
a conocer si hay alguna variación en la posición nacional sobre el TLC y la política
denuncia de los Tratados de Promoción y Protección de Inversiones, así como sus
comentarios e instrucciones sobre esta sensible materia. 

Apreciaré se sirva avisarme recibo de la presente nota reservada.

Muy atentamente,

MECUADOR.BRU.CE